640-721 70-480 000-105 sy0-201 1y0-a21 c_tfin52_66 vcpc510 st0-149 ns0-155 648-266 3I0-012 500-051 640-875 640-916 642-427 352-001 pdf 200-101 vce 200-310 pdf 100-105 dumps 210-260 pdf 642-732 pdf

#

PRESENTACIÓN

¿QUÉ ES EL FONDO?

El Fondo Chile fue establecido por el Gobierno de Chile y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el objetivo de impulsar la política de cooperación chilena, mostrando el compromiso del país con los Objetivos de Desarrollo del Milenio del Sistema de las Naciones Unidas, que desde 2015 se han ampliado, pasando a ser los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La creación de este fondo busca promover acciones y proyectos de Cooperación Sur-Sur (CSS), compartiendo las experiencias de la Cooperación Chilena para el Desarrollo en temas económicos y sociales, y en el diseño, la implementación y la evaluación de políticas públicas con países de igual o menor desarrollo relativo en América Latina y el Caribe, el Pacífico Insular y África.

ANTECEDENTES

En 2006 se creó el mecanismo internacional de compra de medicamentos UNITAID, cuyo propósito es colaborar con la ampliación del acceso a diagnósticos y tratamientos para el VIH/SIDA, la malaria y la tuberculosis en países de bajos ingresos. Chile es miembro fundador junto a Brasil, Francia, Noruega y Reino Unido.

Para poder financiar los aportes a UNITAID y a otras iniciativas para combatir el hambre y la pobreza en el mundo, el Congreso Nacional de Chile aprobó, el 1 de diciembre de 2006, la Ley N° 20.138. Esta disposición autoriza al gobierno a contribuir con un total de hasta 5 millones de dólares anuales, que se convengan como parte de iniciativas internacionales contra el hambre y la pobreza y se canalicen a los fondos, programas y agencias del Sistema de las Naciones Unidas.

Entre las metas planteadas por el Programa País 2011-2014, consensuado entre el PNUD y el Gobierno de Chile, se destaca el compromiso de apoyar la consolidación de la Cooperación Sur-Sur (CSS) que realiza Chile con países con necesidades económicas y sociales, y promover el reconocimiento internacional de sus contribuciones al desarrollo.

En este contexto, el Gobierno de Chile —a través del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREL) y con parte de los recursos recaudados mediante la Ley N° 20.138— decidió impulsar la creación de un fondo especial para combatir el hambre y la pobreza en países de igual o menor nivel de desarrollo con la colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

UNA INICIATIVA INÉDITA

El Fondo Chile es una iniciativa inédita, que mediante un mecanismo de financiamiento innovador contribuye al fortalecimiento de la cooperación chilena con otros países.

El Fondo es financiado con recursos aportados directamente por el Estado de Chile y específicamente, por los pasajeros de los vuelos internacionales mediante un aporte solidario. Dos dólares de la tasa aeroportuaria que paga cada pasajero van destinados a la acción internacional contra el hambre y la pobreza en el mundo.

Parte de la originalidad de este Fondo también radica en que una de sus líneas de trabajo financia proyectos de cooperación de organizaciones de la sociedad civil chilena para ser implementados fuera del país. De esta forma, se fortalece el trabajo del mundo no gubernamental, al mismo tiempo que su experiencia y aprendizaje acumulados pueden ser transmitidos a otros pueblos y naciones. Chile canaliza este programa de cooperación internacional mediante la Oficina País del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

LÍNEAS DE TRABAJO

El Fondo Chile contra el Hambre y la Pobreza tiene tres líneas de trabajo. Las dos primeras están sujetas a un concurso cuya convocatoria es abierta y se difunde con anticipación.

Estos proyectos deben señalar -de manera explícita- el combate contra el hambre y la pobreza y ser implementados en países designados como prioritarios por el Comité Directivo.

  • Primera línea de trabajo: Proyectos de organizaciones de la sociedad civil (OSC) chilena. Estos proyectos pueden ser gestionados en alianza con organismos públicos chilenos, siempre que la gestión esté bajo la responsabilidad de la OSC.
  • Segunda línea de trabajo: Proyectos de asistencia técnica gestionados por instituciones del Gobierno de Chile o por organismos de las Naciones Unidas con presencia en Chile. En la ejecución pueden participar organizaciones privadas y OSC, bajo la modalidad de alianzas. En estas dos líneas de trabajo los proyectos presentados son seleccionados de acuerdo a los reglamentos del concurso establecidos por el Comité Directivo, y a los procedimientos del PNUD para su ejecución y posterior evaluación.
  • Tercera línea de trabajo: Respuesta a peticiones de ayuda humanitaria recibidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile que las remite a la Secretaría Ejecutiva del Fondo para ser evaluadas por el Comité Directivo. La Secretaría Ejecutiva y la Secretaría Técnica del Fondo apoyan al Comité Directivo en la selección de la institución humanitaria que resulte adecuada para canalizar la ayuda hacia las personas que habiten en el país o zona afectada por desastres naturales o provocados por intervención del ser humano. Esta línea de financiamiento permanece abierta y por su naturaleza circunstancial, no tiene convocatoria.