640-721 70-480 000-105 sy0-201 1y0-a21 c_tfin52_66 vcpc510 st0-149 ns0-155 648-266 3I0-012 500-051 640-875 640-916 642-427 352-001 pdf 200-101 vce 200-310 pdf 100-105 dumps 210-260 pdf 642-732 pdf

TERCERA GENERACIÓN DE VOLUNTARIOS FINALIZA MISIONES DE MANOS A LA PAZ

Luego de cuatro meses en misión de paz, trabajando tanto en aulas como en terreno, los jóvenes que conformaron la tercera generación del Programa Manos a la Paz se reencontraron en dependencias del Hotel Radisson AR en Bogotá, durante las jornadas desarrolladas el miércoles 24 y jueves 25 de mayo.

El grupo de 300 estudiantes, pertenecientes a 70 distintas universidades, fue recibido por Rafael Pardo, Alto Consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad; Inka Mantilla, Directora de País de PNUD en Colombia; Ricardo Navarrete, Embajador de Chile en Colombia, y Blanca Cardona, Coordinadora de Gobernabilidad Democrática en PNUD Colombia. Además, desde Chile asistieron Leonardo Moreno, Director Ejecutivo de Fundación para la Superación de la Pobreza, y Carla Romo, Secretaria Ejecutiva de Fondo Chile, debido a que FUSUPO ha participado activamente del programa de voluntariado a nivel nacional brindando asistencia técnica, con apoyo de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD Chile), a través de Fondo Chile.

En sus tres convocatorias, esta iniciativa ya ha beneficiado a 242 municipios de 19 departamentos del país, haciendo partícipes a 900 estudiantes que completaron sus pasantías en las zonas más afectadas por el conflicto, siendo puntualmente esta generación asignada a 120 municipios.

En la bienvenida a los estudiantes, el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, señaló que “este programa vale la pena, porque los jóvenes consideran que su presencia en esos territorios ayudó a cambiar algo, les dio la oportunidad de tener una visión de Colombia distinta. Además, integra un país urbano con un país rural”.

Inka Mantilla, Directora de País del Programa de PNUD en Colombia, destacó los rasgos de estabilización y construcción de paz que está permitiendo esta iniciativa, mientras que Ricardo Navarrete, Embajador de Chile en Colombia, resaltó que la paz en Colombia también impacta positivamente a nivel regional.

Además, en las jornadas también se dio espacio para los testimonios de jóvenes voluntarios y voluntarias. Uno de ellos fue Francisco Villanueva, estudiante de ingeniería agrícola en la Universidad Nacional, quien destacó que “estos proyectos hacen que se construya paz en el territorio, pues los campesinos pasan de ser sujetos de asistencia a sujetos de desarrollo y a partir del potencial humano se da una mejor calidad de vida en la que existe una esperanza más centrada y se da mayor progreso para el país”. En tanto, María Camila Barrera, estudiante de Política y Relaciones Exteriores señaló que “este tipo de estrategias les permite a los estudiantes dar a entender a las comunidades que la paz no es un asunto del Gobierno, sino de todos”.

El Programa Manos a La Paz es una iniciativa de la Alta Consejería para el Posconflicto, apoyada por el PNUD en Colombia, que busca fortalecer las capacidades de las instituciones, autoridades y comunidades locales para la transformar situaciones de vulnerabilidad heredadas por más 50 años de conflictividad.

El apoyo a este programa desde Chile se ha dado a través de la asistencia técnica brindada por Servicio País, iniciativa con dilatada trayectoria en el marco de actividades de voluntariado tanto en Chile como en el extranjero. El proyecto “Fortalecimiento del Programa de Voluntariado Manos a la Paz” cuenta con el apoyo de Fondo Chile, mecanismo conjunto de AGCID Chile y PNUD Chile.

Valle del Cauca

El departamento de Valle del Cauca ha contado con voluntarios movilizados en 24 de sus municipios. Foto: PNUD Colombia.